Yurbban: el hotel que sensibiliza a los clientes sobre la sequía

24 de enero de 2024

Ecoexperiencias

Yurbban: el hotel que sensibiliza a los clientes sobre la sequía

Un hotel boutique en el que puedes disfrutar de destilados únicos desde su terraza con vistas a la ciudad mientras, por qué no, ahorras agua durante tus duchas.

Un concepto que, de tan sencillo, es rompedor. Esta es la apuesta por el medio ambiente que han hecho los responsables de los Hoteles Yurbban en Barcelona en sus tres establecimientos del centro de la ciudad: Trafalgar, Passatge y Rambles.

Se trata de una acción que impulsaron en abril del 2023 y que, este año, debido a la situación de escasez de agua que vivimos, se ha convertido en un tema de absoluta actualidad.

La iniciativa recibe el nombre de “4 minutos challenge” y, como su nombre indica, es un reto para que los clientes intenten hacer su ducha diaria en este periodo de tiempo. Un dato que es realmente relevante, teniendo en cuenta que, cada minuto que pasamos remojándonos equivale a un gasto de 20 litros de agua.

Si hacemos cuentas, el ahorro hídrico es enorme. Todo ello surge de una primera recomendación de la Organización Mundial de la Salud que empezó en 20 minutos y, posteriormente, se acortó a la mitad: 10 minutos. Un cambio que, de entrada, ya suponía dejar de gastar 100 litros de agua diarios.

En el Yurbban fueron más allá y propusieron el desafío de rebajar la marca hasta los 4 minutos. Es decir; querían alcanzar los 80 litros por ducha. Una cantidad que, los responsables de la iniciativa consideraban más que suficiente para la higiene diaria.

Una idea genial

Para llevarla a cabo, idearon una estrategia simple y efectiva. Poner a disposición de los clientes un pequeño reloj de arena en las habitaciones del hotel. Un gesto cuyo coste es muy bajo y que tuvo una repercusión inmediata.

El recibimiento por parte de la clientela ha sido muy diverso. Desde el “yo pago un dinero y me ducho el tiempo que me da la gana”, hasta personas para las que esta propuesta ha supuesto un punto de inflexión. Sensibilidades dispares que ponen al descubierto que existen muchos puntos de vista diferentes en cuanto a la protección del medio ambiente.

El hotel deja claro que esta diversidad de reacciones está fuera de su alcance. Así, insisten en que se trata de una iniciativa de concienciación amable, con la que invitan a los clientes, de una forma nada agresiva, a llevar a cabo una pequeña acción en favor de la sostenibilidad.

Una sensibilización que, en estos momentos, es muy necesaria, teniendo en cuenta que la emergencia por sequía se activó a finales de enero del 2024.

Es tan solo un primer paso, un pequeño granito de arena frente a esta situación. Y es que, como hoteleros, se sienten responsables del consumo de agua de su negocio.

Por eso apelan no solo al compromiso de los huéspedes, sino también al de sus empleados y empleadas, a quienes asimismo involucran en acciones de concienciación, insistiéndoles en que, durante sus actividades diarias, sean de limpieza o restauración, intenten cerrar el grifo cuando el agua no sea absolutamente necesaria.

Un ejemplo de cómo los diversos agentes que participan en un establecimiento se implican ante una situación que nos afecta a todos. Porque se puede seguir disfrutando del ocio mientras se vela por proteger el medio ambiente.

Aún queda mucho por hacer, reconocen los responsables de Yurbban, pero ellos están convencidos de que, con iniciativas originales y atractivas, se pueden conseguir grandes cosas.